¿QUÉ LA PROVOCA?

 

Cuando comes algo frío, caliente o ácido y te duelen los dientes, es porque están más sensibles de lo normal.

En condiciones normales, la dentina del diente (la capa que rodea el nervio) está cubierta por esmalte. Con el tiempo, este recubrimiento se puede hacer más delgado, proporcionando así menos protección. Las encías también pueden retraerse con el paso del tiempo, exponiendo la superficie de la raíz subyacente de la dentina.

 

 

¿EN QUÉ INFLUYEN LOS ALIMENTOS FRÍOS O CALIENTES?

 

Cuando se padece de dientes sensibles, los extremos de temperatura se sienten aún más, incluso al cepillarse los dientes o al usar hilo dental.

Cuando falta la protección del esmalte que cubre los dientes, las sensaciones externas llegan directamente a la dentina y ésta las transmite al nervio interno del diente.

 

 

¿POR QUÉ SE VUELVEN SENSIBLES LOS DIENTES?

 

  • Por la falta de higiene, así como el sarro y la edad pueden desgastar el esmalte
  • Al fracturarse o astillarse un diente
  • Cuando las encías se retractan dejando al descubierto la raíz. Éstas se pueden retractar al cepillarse muy fuerte, hacerlo más de tres veces al día o usar una pasta muy abrasiva
  • Por tener un exceso de placa bacteriana que inflama las encías y con el tiempo destruye sus tejidos haciendo que se despeguen del diente
  • El consumo de bebidas ácidas (como el agua carbonatada)
  • Por el “rechinamiento” de dientes
  • Algunos tratamientos como el blanqueamiento, la limpieza dental, la colocación de brackets o de un implante

 

 

TRATAMIENTO

 

Los dientes sensibles pueden tratarse una pasta dental especial para dientes sensibles que cubre los dientes con componentes que bloquean la transmisión de sensaciones hacia el nervio. Para obtener resultados, hay que usarla varias semanas. Hay que usar la que tenga el sello de aprobación de la Asociación Dental Americana.

Si con la pasta no es suficiente, el dentista puede recomendarte otros tratamientos como:

  • Gel de fluoruro, que ayuda a fortalecer el esmalte y así reducir la transmisión de sensaciones a los nervios.
  • La aplicación de un sellante que une la encía a la raíz del diente para cuando la encía está retractada

 

Si no funciona ninguno de los tratamientos anteriores, puede ser que el problema esté en la raíz del diente. Entonces se necesita una endodoncia o tratamiento de conductos, que es un tratamiento muy común y sencillo.

 

 

¿QUÉ PUEDO HACER AL RESPECTO?

 

  • Principalmente, visitar a tu dentista para que determine la causa de la sensibilidad en los dientes y te ayude a encontrar la solución que mejor se adapte a ti
  • Utilizar un cepillo de cerdas muy suaves
  • Cepillarse correctamente para ayudar a prevenir la abrasión del esmalte y la retracción de las encías
  • Usar una pasta dental especial para reducir la sensibilidad
  • Que el dentista aplique un barniz de flúor en las áreas sensibles para ayudar a fortalecer el diente, además de recetarte una pasta dental con alta concentración de flúor
  • Que te hagan una restauración dental para fortalecer las áreas que han perdido el esmalte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies